miércoles, 15 de junio de 2011

BORGES. SIN ÉL 25 AÑOS



BORGES. SIN ÉL 25 AÑOS
Se cumplen 25 años de la muerte de Borges
El escritor argentino fue una de las principales figuras de la literatura hispanoamericana del siglo XX
El pasado día 11 de junio se cumplieron 25 años de la muerte de Jorge Luis Borges, uno de los mayores escritores argentinos de todos los tiempos. Murió en Ginebra tras sufrir un cáncer, pero sus obras hacen que siga vivo entre nosotros. Autor de ensayos, poemas y cuentos, Borges destacó sus imágenes oníricas y sus historias universales. Entre sus obras destacan algunas como El Aleph, considerada por muchos críticos como uno de los textos más importantes de la literatura hispanoamericana del siglo XX.

La literatura de Borges destacó por la influencia que en ella ejercieron autores como Rimbaud o Withman. Perteneció al movimiento literario ultraísta, que se podía resumir en cuatro principios básicos: la reducción de la lírica a su elemento primordial (la metáfora), la eliminación de los nexos y los adjetivos inútiles, la supresión de los incomprensibles adornos literarios o la síntesis de dos o más imágenes en una. Luego también profesó otros istmos, pero sobre todo es recordado por la narrativa fantástica que desarrollaría entre 1930 y 1950. Aprendió alemán y francés por sí mismo. Y poco antes de su muerte, cuando sólo esperaba el final, se dedicó a aprender árabe. Sin duda, su vida estuvo ligada a las letras más que ninguna otra.


"El último color que vi fue el amarillo”, declara Borges en una conversación que forma parte del célebre acervo de entrevistas que The Paris Review ofrece en su página. Paul Theroux lee en voz alta “El evagelio según Marcos”, cuento perteneciente a El informe de Brodie, y discute sobre su autor con Deborah Treisman, editora de ficción del New Yorker.

Argentina conmemora este martes los 25 años de la muerte de uno de sus más grandes escritores. Las actividades en homenaje a Jorge Luis Borges, no obstante, no se limitaron a esta jornada sino que ya en la Feria del Libro pasada se presentaron obras y memorias del autor.

En España, el Instituto Cervantes realiza una docena de actividades en homenaje a Borges, como maratones de lectura o la proyección, por primera vez, de la película Invasión, con guión de Borges y Adolfo Bioy Casares.

En el Centro de Arte Moderno de Madrid se presentará una exposición conmemorativa, que cuenta con el original de Los Rivero, el único proyecto de novela que inició Borges. "Es importantísimo este esbozo; Borges dijo muchas veces que no le gustaba la novela. Pienso que quizá responda al compromiso que éste había adquirido con su padre, a quien le había prometido corregir un libro que éste había hecho, El caudillo ", explicó su viuda, María Kodama, según informa La Nación este martes.
La Fundación Internacional Jorge Luis Borges, en tanto, presentó una exposición fotográfica que reúne 130 fotografías de viajes realizados por Borges y Kodama alrededor del mundo.

Alberto Manguel, quien a los quince años de edad le hizo de lector a Jorge Luis Borges cuando ya estaba ciego, habló con la agencia EFE sobre sus impresiones acerca del escritor.

"Borges tenía muy poca paciencia con la estupidez. Cuando algún escritor decía alguna tontería, su humor era absolutamente feroz y demolía con cuatro palabras la estupidez que fuera", contó.

El haber trabajado como lector para el autor de "El Aleph" lo ha "condenado" en cierto modo a hablar de por vida sobre esa relación, cuya importancia él no supo calibrar en su adolescencia, aunque sí recibió "inconscientemente la gracia de su inteligencia".

"En una época como la actual, en la que se alienta la estupidez, Borges respetaba no solo su propia inteligencia, sino la de todo otro ser humano", comentaba Manguel, quien, con el paso de los años, se hizo escritor y se convirtió en uno de los mayores expertos mundiales en el tema de la lectura.
Manguel conoce a fondo la obra de Borges y asegura que, después de él, "no podemos leer la literatura de la misma manera". "Borges formó nuestra manera de leer; nos revela nuestra propia cara".
El autor de "Ficciones" es "una fuente inagotable de pensamiento sobre el acto literario. No hay muchos otros que hayan reflexionado sobre la literatura a partir de una obra creada", afirma Manguel.

(INFORMACIONES EXTRAÍDAS DE DIVERSOS MEDIOS)