martes, 8 de julio de 2008

HAY GENTE PARA TODO


Un día más ha ocurrido. Chus, Pedro y Javier. Son tres personas distintas; se conocen entre ellos, pero para mi, eran hasta hoy, tres meras posibilidades. He navegado por internet, buscando información sobre los tres. Uno, Javier, además de escritor y editor de Ciñe, nada menos, leo que es músico. Yo me he sentido músico durante muchos años, leyendo partituras y dejándome los dedos en las guitarras. Grabando horas y horas, en el estudio que me fabriqué en mi casa. Buscando la afinación perfecta, la nota exacta. Fui muy feliz siendo músico, y se me quedó algo en la cabeza para siempre. He visto en internet fotos de Javier con una guitarra en las manos. Incluso he adivinado que nota era la que dibujaba en el traste con sus dedos. Javier escribe y toca la guitarra. ¿Será en eso lo que hace que me sienta identificado con él?
Chus... Siempre sonríe. Tiene una sonrisa muy bonita, pero sé que decir esto de una mujer, es un comentario machista. Ella puede pensarlo cuando lo lea. Ha contado que ha escrito una novela con otra persona. Ahora está escribiendo otra a medias con Javier. ¿Qué es escribir entre dos personas a la vez? Se puede cantar, y hasta se puede tocar el piano a cuatro manos, pero ¿Escribir con otra persona...? ¿Qué clase de intimidad es esa tan especial y tan desconocida para mi? Pienso que me gustaría leer sus relatos co-escritos. Me gustaría conocer a Chus para saber si duerme como los delfines con medio cerebro, mientras el otro medio permanece alerta. Me gustaría escribir algo a medias con ella.
Pedro parece un hombre tranquilo y relajado, pero sé de sobra que la gente que parece tranquila y despreocupada, es porque normalmente no es así, sino más bien todo lo contrario. Pedro dirige una revista literaria digital. La revista se llama “Almiar”. También he leído de él muchas cosas, como su pasado de sindicalista, por ejemplo. También es escritor, y me ha hablado en el programa de hoy, sobre sus libros, y sobre uno de ellos que habla del desierto. ¿Por qué el desierto? Dice que allí a veces llueve, y que las mujeres corren a plantar algunas semillas para conseguir pequeños brotes de trigo para hacer pan. Las semillas, sólo hay que ponerlas en el lugar y momento adecuado.
Yo hoy he salido de Radio Morata con la impresión de que he plantado en estas tres personas, tan interesantes y cultas, tres pequeñas semillas. El programa dura sólo dos horas. Ha estado lloviendo sólo dos horas, pero han sido suficientes, para que estas semillas, estoy seguro de esto, germinen un poquito, y al final, aparezca en nuestras vidas el árbol de la amistad, bajo cuya sombra, siempre da tanto gusto estar.
Es verdad. Yo quiero ser amigo de personas como estas a las que he conocido hoy. Son tres escritores. Ellos mismos se han definido como “currantes de la literatura”. Escriben porque están, como yo, envenenados por las palabras.
AQUÍ SE VENDE PESCADO FRESCO
SE VENDE PESCADO FRESCO
PESCADO FRESCO
PESCADO
GRACIAS.A LOS TRES